Cuidados de un olivo: como mantener la juventud y rentabilidad del olivar

Una de las cuestiones más importantes a la hora de plantar un olivar y obtener rentabilidad es mantenerlo en un estado de conservación perfecto. Y para ello, es necesario tener en cuenta cuáles son los mejores cuidados de un olivo. Cuidar el olivar es esencial para mantener los olivos en un estado más joven. De esta forma, seguirá dando frutos durante mayor tiempo y se podrá obtener una mayor rentabilidad.

En este sentido, lo primero que se debe tener en cuenta es que se deben dejar de lado las malas prácticas. En este apartado entrarían las malas prácticas de poda o el abandono de los propios olivos. Y es que estas malas prácticas pueden hacer que el olivo envejezca y se debilite, produciendo una reducción de la productividad.

Por ello, para evitar esta reducción en la productividad y por tanto para no ver reducida la rentabilidad del olivar, es necesario llevar a cabo una serie de labores de mantenimiento del olivar.

¿Cuáles son los cuidados de un olivo?

Es importante tanto llevar a cabo labores de cuidados de un olivo como dejar de lado algunas de las malas prácticas que ayudan a envejecer el olivar.

En el primer punto, es necesario realizar labores de poda en el momento y tiempo correctos. Esto ayudará a que se mantenga el buen estado de la hoja, eliminando ramas viejas y favoreciendo la aparición de ramas nuevas. La poda, realizada correctamente, ayudará en las labores de recolección tanto manual como mecánica.

Durante el proceso de poda es importante eliminar las ramas más débiles o las que estén infectadas por enfermedades como la tuberculosis. Para esto último, también es necesario aplicar algún tipo de tratamiento para el control de plagas y enfermedades que pueden afectar a los olivos.

cuidados de un olivo

Se puede aplicar, por ejemplo, cobre. Esto se utiliza para el control de repilo o de aceituna jabonosa.  Además de favorecer el bienestar del olivo, reduce los líquenes de la madera, aportando un mejor aspecto a la madera del olivo.

Al igual que en las personas, el estrés también envejece al olivo. Por ello, es fundamental eliminar la hierba antes de que haga competencia al olivo. Contar con el abono apropiado es otro de los cuidados del olivo. Ayuda a mantener el olivo joven, fuerte y productivo y reduce el estrés al no tener deficiencias nutricionales.

Evitar las malas prácticas, una cuestión clave en los cuidados de un olivo

Además de la poda, el tratamiento contra plagas o enfermedades, o utilizar un correcto abono, para los cuidados de un olivo también es necesario evitar malas prácticas.

Por ejemplo, no se debe exponer en exceso las ramas principales al sol. Esto puede provocar quemaduras y reducir la calidad de la hoja y la madera, lo que puede provocar un desequilibrio.

Asimismo, también se debe tener en cuenta que la poda de estas ramas principales no debe hacerse en épocas con riesgo de heladas. Y es que si se realiza en una época indebida de excesivo frío el olivo tendrá dificultad para brotar y las ramas quedarán expuestas al sol.

Deja un comentario