¿Cuál es el marco de plantación de un olivar intensivo?

El olivar intensivo o supe intensivo tiene la gran ventaja de ser mucho más productivo y rentable sobre las plantaciones más tradicionales. Como hemos visto anteriormente, este tipo de olivar suponen además un mayor coste, pero también una mejor rentabilidad. Pero para que ello se produzca es necesario conocer cuál es el marco de plantación de un olivar intensivo.

En este sentido, cabe destacar que es necesario establecer una distancia de entre 1,25 y 1,5 metros entre las diferentes plantas de olivo. La distancia exacta a la que deberán situarse dependerá sobre todo del propio terreno en el que se vaya a plantar, así como del vigor de la propia variedad.

También es necesario establecer una distancia mínima entre calles dentro de la plantación de un olivar intensivo. En este caso, la distancia debe estar entre los 3,5 y los 4 metros. De esta forma, y teniendo en cuenta estas distancias, serían necesarias entre 1700 y 2300 plantas de olivo por cada hectárea, y cada una de ellas deberá tener su correspondiente aporte de regadío.

Por otro lado, también podemos encontrar otros tipos de plantaciones como la del olivar en seto de secano. Este tipo de plantaciones se caracterizan por tener calles más anchas que miden en torno a los 7 metros. De esta forma, serán necesarias alrededor de 1000 plantas de olivo por cada hectárea.

El olivar súper intensivo en seto de secano permite reducir los costes de recogida y poda. Sin embargo, se enfrenta a la escasez de agua y sus producciones, aunque más precoces y regulares, no se diferencian mucho del olivar intensivo.

 plantación de un olivar intensivo

Rentabilidad de la plantación de un olivar intensivo

Aunque tal como hemos dicho, la rentabilidad y la producción de un olivar intenso es más alta que la de un olivar tradicional, lo cierto es que esta rentabilidad de la plantación de un olivar intensivo es difícil de establecer. Y es que esta rentabilidad puede variar al mismo tiempo que lo hacen los precios de los productos derivados de la plantación, como el aceite de oliva.

Para poner un ejemplo orientativo, los gastos y costes de una producción de este tipo pueden suponer unos 2500 euros por hectárea y año, mientras que los ingresos pueden llegar a ser de entre 4000 y 8000 euros por hectárea al año. Eso sí, no debemos olvidar que los datos de gastos e ingresos suelen ser orientativos.

Y es que los datos finales para determinar esta rentabilidad vendrán determinados por diversos factores como la capacidad productiva del terreno, así como el cuidado de la plantación de un olivar intensivo, el control de diferentes plagas y enfermedades que puedan afectar a la planta, así como el clima de la zona.

Por ello, con el fin de contar con datos más reales y ajustados, será necesario y aconsejable realizar un estudio económico previo de la plantación de un olivar intensivo. De esta forma se podrá comprobar con más detalle y fiabilidad la rentabilidad de la zona de cultivo

Deja un comentario